miércoles, 11 de febrero de 2009

CÓMO MEJORAR LAS COMUNICACIONES DE MARKETING

Las comunicaciones de marketing abarcan todo el espectro que usted concientemente hace llegar al público. Incluyen desde un aviso tradicional, un folleto, un email o su web site. A continuación le proponemos hacerse algunas preguntas cuando está frente a una pieza de comunicación de marketing.

¿Qué promete?
¿Puede describir en una oración cual es la promesa central del aviso? Si pudiera elegir que el aviso fuera recordado por solamente una cosa, ¿cuál sería? Debo confesar que es más fácil formular estas preguntas que responderlas. Asimismo, es más fácil responder estas preguntas que plasmar esas respuestas de un modo creativo en un aviso, email o web site.
Recientemente, VW lanzó una campaña en Internet alrededor de 120 características de una nueva versión de un sedan. Este aviso es innovador en varios sentidos, especialmente porque se basa en la web. Esta compuesto porque 120 pequeñas películas que se podían ver en el microsite. La única crítica que algunos especialistas le hacían era precisamente que no se centraba en una promesa central.

¿Es digno?
Probablemente no encontrará esta pregunta en ningún manual o libro de publicidad. A veces se da por sentado que lo tomamos en cuenta y actuamos en consecuencia. Sin embargo, a veces vecemos avisos o piezas que ensucian la imagen del producto o marca. Probablemente si se diseña un aviso, sea por medio de una agencia de diseño o una agencia de publicidad, el aviso sea digno. Pero, ¿qué ocurre con el resto de las comunicaciones de marketing? Observe en diferentes piezas de comunicación, no solamente de su empresa sino de otras que conoce, y piense si son dignas. Mire su web site, sus tarjetas personales, folletos, flyers, banners, carteles a la calle… la lista es casi infinita. Y cada ítem de esta lista le habla al cliente de usted.

¿Encaja en el segmento al que debería apuntar?
En otro artículo hablamos sobre la importancia de la segmentación. Ahí detallamos la importancia de definir el segmento al que apunta y explicamos muy brevemente cómo elegir el segmento. En todos los casos, cuánta más claridad mental tenga usted acerca del grupo al cual apunta, más claridad tendrá para determinar si la pieza que considera es adecuada. Usted puede preguntarse, ¿el segmento al cual apunto mirará esta pieza de comunicación de marketing? ¿La tendrá en cuenta así como está? ¿Cómo la va a percibir? Además del contenido, ¿cómo mirará y evaluará el soporte? Si el mensaje es el correcto, pero la elección de la calidad y gramaje del papel, de los colores, del peso del email… es decir, de todas las características internas y externas, no es adecuado, entonces el mensaje no llegará. Peor aún, generará ruido. Usted tiene pocas oportunidades para llegar a su público, así que tenga cuidado de qué hace en cada una de estas ocasiones.

¿Apela?
Es una pregunta sencilla, y la respuesta puede surgir espontáneamente también. Si al mirar el aviso, y ponerse en los zapatos de su público, siente que no lo atrae, que no tiene mucho para recordar, es posible que tenga razón.

¿Está en el medio adecuado?
Un buen aviso en el medio inadecuado no sirve. De hecho, puede generar una imagen negativa difícil de revertir. Uno de los criterios para tener en cuenta al considerar si el medio es adecuado es descubrir si el medio apunta al mismo target que usted apunta. Pero esto no alcanza. También debe considerar si los contenidos se relacionan con su producto, no de un modo directo, sino en relación con el ambiente que rodea al producto. Imaginemos que usted fabrica y vende muebles de oficina y se concentra en el público femenino de entre 30 y 45 años. Sabemos también que esas mujeres suelen tener hijos, por lo cual también leen revistas sobre maternidad, embarazo y niñez. ¿Usted podría un aviso en esa revista? ¡No! ¿Por qué no haríamos algo así? Porque cuando una mujer lee esta revista de maternidad, lo hace en el rol de madre, y deja de lado los demás. Por lo tanto, un aviso de muebles de oficina estará fuera de lugar.

En medios gráficos: ¿cómo es el uso de texto y gráficos? Piense en lectores y en visualizadores.
En líneas generales, hay dos grandes grupos de personas: los visualizadores y los lectores. Cada pieza de comunicación de marketing debe estar pensada para ambos; cada una debe proporcionarle a ambos grupos algo para detenerse. No le pidamos a la persona que se adapte. Imagine que está elaborando un newsletter que enviará por email. Al diseñarlo, tiene que tener en cuenta varios factores, pero en relación con lo que estamos mencionando, debe concentrarse en dos factores: el primero factor es que el newsletter debe tener texto para leer, graduado en niveles de lectura, y en donde también se le da la oportunidad al lector de encontrar más información. Este primer factor es para los “lectores”. El segundo factor es que también debe darle algo para ver a los “visualizadores”. El newsletter debe captar y transmitir con imágenes el concepto principal del newsletter.

¿Dice cómo obtener más información?
Imagine que usted recibe un email que le describe una oferta especial por una semana de una cámara digital. Usted se da cuenta en ese momento que este es un buen momento para cambiar de cámara, porque su hijo cumplirá años en dos meses. Pero tiene algunas preguntas, ¿cómo funcionará el estabilizador de imágenes? ¿Será fácil de usar? ¿Funcionará bien con poca luz? Entonces lee de nuevo el email, y descubre que no dice mucho sobre le tema. Entonces busca algún link que le de más información, pero no hay nada. Si llegó hasta aquí, puede ser que haga una de dos cosas. Puede ser que usted busque más información en Internet mirando el nombre y modelo de la cámara, y después compre aprovechando la oferta. Pero también puede ser que cuando busca más información en Internet sobre la cámara, también encuentra otra oferta mejor. ¿El resultad? El resultado es que usted compra la cámara gracias al esfuerzo de marketing del que le envió el email, pero no le compra a él. Así que asegúrese de dar información. Hay que darle razones al cliente para que se quede con usted.

¿Tiene un “call to action”?
Sigamos pensando en el ejemplo anterior. Usted lee el email, le gusta la cámara y le gusta el precio, así que quiere comprarla. ¿Tiene el email un llamado a que haga algo? Toda pieza de comunicación de marketing debe invitar al lector a hacer algo. ¿Qué puede hacer? Puede llamar por teléfono, visitar un sitio web, enviar un email, responder a un formulario, reenviarle el email a otra persona, etc. Asegúrese de darle algo para hacer.

En este artículo volcamos unas pocas preguntas, que son solamente algunas ideas centrales. Tratamos de ser breves, concretos y darle tips que pueda poner en práctica de inmediato. Siga investigando, hay mucho más para aprender. Si hace esto, aumentará la legibilidad de sus piezas, mejorará la comunicación, aumentará la fidelidad y mejorará su rentabilidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario